Para cepillarnos correctamente los dientes, primero de todo debemos tener una buena elección de pasta de dientes. Es evidente que todas sirven, pero una buena elección puede hacer mucho para nuestra salud dental, ya que no es lo mismo una boca sana que requiera un tipo, así como una que tenga problemas de encías o sensibilidad dental, que les ira mejor otro tipo.
Para la elección del cepillo debemos recordar que un cepillo duro no limpia
mejor, sino que lo adecuado es uno medio (en casos generales), así como dejar los suaves para casos especiales.
El tiempo de cepillado es clave, y se recomienda que este no sea nunca inferior a dos minutos pudiendo alargar para beneficiar tu salud dental, y a poder ser tres veces al día que es lo ideal (si no, podemos mirar de cómo mínimo cepillarnos por la mañana y por la noche y recordando que hacerlo una única vez al día es insuficiente). El tiempo de cepillado no varia según si utilizamos un cepillo eléctrico o manual.
Para poder garantizar un cepillado eficaz, la OMS nos recomienda seguir un orden específico, siguiendo una secuencia de empezar siempre por un lado e ir abarcando hasta terminar por otro, lo que nos facilitara no dejarnos ningún rincón de la boca de forma sistemática.
Para complementar el cepillado correctamente es indicado también seguir
después con dos aspectos importantes como son:

  1. Cepillar la lengua por la noche, porque esta actúa como esponja, lo que provoca que en ella se alberguen bacterias. Si nos limpiamos la boca y no la lengua, estas posterior a nuestra limpieza se liberan y hacen que el trabajo anterior realizado ya no tenga la repercusión positiva que debería tener.
  2. El hilo dental también es el gran olvidado en nuestra rutina de limpieza bucal y es muy necesario y eficaz. Este lo debemos usar idealmente una vez al día y nos provoca grandes beneficios en nuestra boca, como son la limpieza de puntos entre los dientes en que las cerdas de los cepillos no llegan, así como una reducción del mal aliento y beneficios a nuestras encías.
    Los colutorios dentales han de entenderse como un buen complemento en la higiene dental. Son muy válidos e indicados su uso en ocasiones como postoperatorios o en casos particulares como paciente con dentaduras postizas.
    También están muy indicados en pacientes que les sea muy dificultoso el hecho de cepillarse los dientes por distintas discapacidades como pueden ser de movimiento, ya que ayudan a poder mantener mejor su salud.

Como siempre, si duda en como realizar sus elecciones, no dude en ponerse en contacto con su dentista, que este le ayudara a escoger la mejor opción personalizada en cada caso.

Deja una respuesta